Exposición

Sedes

Parque de las Ciencias

La exposición en su sede del Parque de las Ciencias

La exposición en el Parque de las Ciencias se realiza en la Sala Tecno-foro, un espacio en doble altura que alberga las obras del artista recreadas en una atmósfera escheriana. La muestra en esta sala se encuentra dividida en siete ámbitos que ofrecen una visión global de su creación. La organización de estos ámbitos obedece a siete posibles miradas sobre la producción del artista, casi todas vinculadas a la ciencia, a la arquitectura y a la representación de paisajes, temas que configuran el mundo de Escher.

Los diferentes ámbitos se organizan en la Sala Tecno-foro a partir de un juego de “geometrías Escher”. Una serie de tótems y espejos sobre los muros transforman la relación del espectador con la obra expuesta, distorsionando la perspectiva de la sala que cambia según la posición. Un gran móvil de peces y pájaros suspendidos del techo dinamiza el espacio con el movimiento de las figuras y sus sombras. Junto a ellas, una proyección de gran tamaño sobre la pared de la sala, da vida a algunas de las obras más representativas del artista, con comentarios y reflexiones del propio Escher. La exposición se completa con una serie de actividades educativas con talleres formativos que relacionan la obra de Escher con la ciencia.

VISITA VIRTUAL 360HD INFORMACIÓN PARA LA VISITA



La Alhambra. Capilla del Palacio de Carlos V


La exposición en la Alhambra se realiza en la capilla octogonal del Palacio de Carlos V, un espacio de intersección entre las estructuras ciclópeas y pétreas del palacio renacentista y los muros de ladrillo de los palacios nazaríes. En este encuentro arquitectónico, propio de las geometrías escherianas, se muestra la obra influida por la decoración de los palacios nazaríes a los que Escher viajó por última vez hace ahora setenta y cinco años en busca de referencias e inspiración.

En este espacio se presenta una selección reducida de los siete ámbitos expositivos y se reconstruye la historia de los dos viajes que Escher hizo a la Alhambra, explicitando los hallazgos del artista en la fortaleza roja. En un documental se recogen referencias históricas de estos viajes, con fotografías y dibujos, y se reproducen las dos obras que realiza en Andalucía: una mayólica de la Alhambra y la mezquita de Córdoba.

La muestra se desarrolla como una instalación de gabinete más próxima al taller del artista que a una sala de exposiciones, con la obra suspendida entre los muros vistos de piedra y dos ventanas, hoy ocultas, que el arquitecto Pedro Machuca construyó para dejar constancia del encuentro de estos dos mundos y que la exposición propone abrir de nuevo al espectador.

Una de las ventanas permite recuperar la visión del espacio de conexión entre el patio rotondo del palacio renacentista y el patio rectangular islámico de Arrayanes. Dos mundos distintos, antagónicos, imposibles de imaginar juntos, el de Oriente y el de Occidente, unidos por empeño del emperador Carlos V a través de una “escalera del tiempo”, que como las escaleras escherianas sin fin, conectan paisajes sólo posibles en nuestra imaginación. La otra ventana, situada en la confrontación de los dos palacios, es una ilusión óptica de espacios concatenados, entre la estereotomía de la piedra renacentista y las celosías de Arrayanes. Esta ventana permite contemplar el espacio mágico y sin uso del encuentro entre los dos palacios, un espacio que sólo sirve para articular la relación entre estos dos mundos, como la obra de Escher, una encrucijada permanente entre la realidad y lo onírico.

En el espacio octogonal de la capilla, una recreación de la obra escheriana mediante imágenes virtuales con presencia de figuras de animales, amplía la visión islámica de la partición del plano, algo a lo que Escher aspiró en toda su obra y que no encontró en las decoraciones de la Alhambra.

INFORMACIÓN PARA LA VISITA

Ultima modificacion el Jueves 30 de Junio de 2011 07:09