Blog

Mundos Escherianos

'Leg dogt' con Escher

Publicado: 21/04/11

Leg dogt, o lo que es lo mismo, ‘juega bien’. De estas palabras danesas surgió el nombre de LEGO, nombre con el que bautizaron en 1934 la que con los años se ha convertido en la empresa de juguetes de construcción más conocida y respetada del mundo.

Millones de niños y no tan niños alrededor del mundo han tenido o tienen un kit de los famosos ladrillos de plástico; los avances en tecnología junto con la imaginación de creativos, ingenieros y diseñadores,  han posibilitado un infinito mundo de posibilidades de creación: Lego Star Wars, Lego City, Lego Ninjago, accesorios de motores, luces, muñecos, hasta videojuegos o minipelículas hechas con LEGO.

Los bloques de plástico existen en diferente medida y pueden combinarse entre ellos para crear grandes estructuras, existe de hecho un lugar llamado LEGOLAND, una suerte de Disneyland para los amantes de estos ladrillos en los que podemos encontrar maquetas de ciudades y parajes del mundo con un detalle de ejecución increíble.

Como todo en el mundo, existen fans de LEGO que han traspasado el mero juego y se han lanzado a la construcción de estructuras, cuadros e imágenes populares con la base del ladrillo para su ejecución. La inspiración de Escher también ha llegado hasta aquí y la cualidad del encaje que tienen las piezas de LEGO, que una a una se pueden enganchar a otra indiferentemente de la posición, es decir, obviando la fuerza de la gravedad, resulta elemento ideal para la creación de imágenes escherianas. En el ámbito 7 de la exposición, podemos ver como Escher jugó con ese mismo factor en muchas de sus obras, que a  continuación, verás como con Lego toman otra forma y color

Queremos destacar a dos de sus creadores que han realizado la costosa tarea, por tiempo y dedicación, de traspasar las obras de Escher, del papel al ladrillo.

Por un lado están Andrew Lipson y Daniel Shiu y por otro Henry Lim. Cabe destacar como coinciden en algunas reproducciones y en los casos que ambos han elegido la misma obra para representar, las hemos puesto de lado para poder observar las distintas maneras de abordar un mismo 'problema'. ¡A disfrutar!

Balcón, litografía de 1945. Maqueta de Andrew Lipson y Daniel Shiu.

Es impresionante el lujo de detalles que encontramos en esta reproducción. Los distintos balcones, tejados, ventanas y soportales están finamente cuidados, hasta el detalle de las rocas en la costa con su pequeña apertura semicircular en la pared de la izquierda, las banderitas de la parte superior o la cúpula.


Belvedere, litografía de 1951. Izquierda maqueta de Andrew Lipson y Daniel Shiu, derecha maqueta de Henry Lim.

No hay que elegir una, las dos obras desprenden respeto y admiración por nuestro artista favorito. Las manitas del preso encerrado en la mazmorra, el personaje sentado en el banco  sujetando el cuadrado imposible ( lástima que ambos se han dejado la pequeña hoja de papel que yace a sus pies, si os fijáis nos desvela la solución del cuadrado ). Aquí las perspectivas y puntos de vista son esenciales para poder fotografiar las maquetas, pero aun así la ilusión óptica que suscitan se acerca mucho al cuadro original.


Subiendo y bajando, litografía de 1960. Izquierda maqueta de Andrew Lipson y Daniel Shiu, derecha maqueta de Henry Lim.

La misteriosa procesión avanza por las escaleras infinitas, no porqué no tengan fin, ya que los personajes son libres de salir de ella en el tramo superior izquierdo, pero deambulan incesantes, subiendo y bajando como si de un extraño ritual se tratase. En las maquetas de LEGO han conseguido otra vez lograr el efecto que plasmó Escher, y las lineas exteriores de las escaleras nos ayudan a ello. Una vez más los detalles de las ventanas puestas en idénticos lugares así como el número de personajes reflejan la dedicación y el esmero en estos trabajos.


Cascada, litografía de 1961. Izquierda maqueta de Andrew Lipson y Daniel Shiu, derecha maqueta de Henry Lim.

Este es uno de los muchos cuadros que atraen a la gente. La continuidad obvia del recorrido del agua se mantiene hasta el final de la cascada, de pronto volvemos a  empezar el recorrido, dándonos cuenta de que se trata de una cascada retroalimentada, no hay pérdidas ni gasto para los propietarios de este molino! Es curioso el personaje que tanto en la obra original como en las maquetas, se distrae atraido por la sorprendente y mágica cascada de agua. 


Relatividad, litografía de 1953. Izquierda maqueta de Andrew Lipson y Daniel Shiu, derecha maqueta de Henry Lim.

En ambos casos, la arquitectura de las escaleras imposibles esta sumamente cuidada así como la colocación de las puertas, las barandillas y los personajes. Los atareados personajes sin rostro de la obra de Escher, parecen sacados de la novela de B.F. Skinner, Walden II, en la que todos parecen pertenecer a una armoniosa comunidad igualitaria; en el caso de los personajes de lego, resulta gracioso hacerlos protagonistas de emociones y quehaceres diarios.


¿Tienes alguno preferido? ¿Alguna vez has intentado construir alguno? No dudes en mandarnos una foto para que la podamos enseñar!

Dejar comentario